martes, 26 de agosto de 2008

Mozambique: Joven sin piernas gateaba 4 kilómetros para ir a misa

VALENCIA, martes, 26 agosto 2008 (ZENIT.org).- Un grupo de religiosas de la congregación Hermanitas de los Ancianos Desamparados que partió el pasado año desde Valencia para fundar un asilo en Chissano (Mozambique) atiende en la actualidad a una joven que carece de piernas y que gateaba cuatro kilómetros todos los domingos para asistir a misa en la ciudad africana.

Las religiosas han promovido ya la compra por parte de un benefactor de la congregación de una silla de ruedas para la joven, llamada Olivia, de 25 años de edad, quien la estrenó recientemente, el día de su bautizo, según han explicado a la agencia de noticias de la archidiócesis de Valencia AVAN fuentes de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Antes de disponer de la silla de ruedas, "la arena del camino le quemaba las palmas de las manos en la época más calurosa del año", pero aun así acudía gateando a la eucaristía, "dando un testimonio de superación y de fe heroico".

Las religiosas, al poco tiempo de desplazarse hasta Chissano, coincidieron con Olivia en un camino de la localidad africana tras "ver a lo lejos que algo se movía serpeando" y comprobar, "para nuestra sorpresa, que era una joven", han recordado. "Pudimos entablar conversación con ella a través de una señora que pasaba por allí y que nos traducía al portugués lo que ella nos relataba" en dialecto changana.

En la atención de la joven discapacitada también colabora el párroco de Chissano, quien atiende pastoralmente "un territorio muy extenso y con infinidad de feligreses con graves necesidades por estar discapacitados y no tener recursos económicos o apoyos familiares", han señalado las mismas fuentes. Para preparar a Olivia para recibir el sacramento del Bautismo, el sacerdote envió de forma periódica a un catequista hasta el domicilio de la mozambiqueña. En la ceremonia, un benefactor de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados ejerció como padrino y, después, dispuso su casa para organizar un convite.

Por otra parte, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados celebrarán mañana, martes, en todos sus 210 conventos y asilos de todo el mundo la festividad de su fundadora, Santa Teresa de Jesús Jornet (Lleida,1843-Llíria,1897), que abrió en la capital valenciana el primer centro de la congregación en 1873. Con ese motivo el obispo de Ibiza, monseñor Vicente Juan Segura, presidirá mañana una misa a las 11 horas en la casa generalicia de las Hermanitas, en Valencia.

Igualmente, está previsto que el obispo auxiliar de Valencia monseñor Enrique Benavent presida mañana a las 10 horas una misa en el asilo que las Hermanitas de los Ancianos Desamparados regentan en la localidad valenciana de Sagunto.

Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados también celebrarán mañana misas en honor de la fundadora en los 210 asilos y residencias que regentan en todo el mundo. En el último año se ha creado una nueva casa para ancianos en Guatemala, según han informado las mismas fuentes.

Santa Teresa de Jesús Jornet nació en Lleida en el año 1843. Junto con el sacerdote Saturnino López Novoa fundó en el año 1872 la congregación religiosa de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados que abrió su primer centro en Valencia, donde está también su Casa Generalicia. Fue canonizada por el papa Pablo VI el 27 de enero de 1973.

En la actualidad, Santa Teresa de Jesús Jornet es titular de seis parroquias en todo el mundo, dos de ellas españolas, en Lérida y Valencia, y las otras cuatro en Argentina, Puerto Rico, Perú y Ecuador.

La congregación religiosa de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados atiende, en la actualidad, a más de 26.600 ancianos sin recursos en 210 asilos y residencias en Europa, América Latina y África.

1 comentario:

ANAROSKI dijo...

Mas hace el que quiere que el que puede dice el refrán, y es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja, que un rico entre en el cielo, y lo de rico no va solo por dinero, o es que acaso los que estamos sanos y no tenemos defectos físicos ¿no somos ricos en salud?, los que tenemos familia ¿no somos ricos en amor? Entonces menos quejarse y más seguir estos ejemplos y testimonios, sigamos a Dios.