lunes, 10 de marzo de 2008

Instantánea de la religión en los Estados Unidos

Una encuesta revela una situación inestable


ROMA, domingo, 9 marzo 2008, (ZENIT.org).- Más de una cuarta parte de los norteamericanos adultos han abandonado la fe en la que nacieron. Esta es uno de las principales constataciones de una encuesta publicada el 26 de febrero por el Pew Forum on Religion and Public Life.

Como siempre, no hay que confiar en exceso en las encuestas, pero la «Encuesta sobre religión en los Estados Unidos» («U. S. Religious Landscape Survey») se basaba en entrevistas con más de 35.000 norteamericanos mayores de 18 años, otorgándoles una credibilidad mayor que a la mayoría de las encuestas de opinión.

No obstante, el Pew Forum advierte que se basa en la descripción sobre su afiliación religiosa que de sí mismos da la gente, sin tener en cuenta sus creencias específicas o si son miembros activos de sus iglesias.

El estudio no sólo ha encontrado que el 28% ha cambiado la religión de su infancia, sino que, si se tienen en cuenta los cambios entre las diversas denominaciones protestantes, un nutrido 44% de los adultos ha cambiado su estatus religioso de una forma u otra.

Otro importante descubrimiento de la encuesta ha sido que el protestantismo pronto perderá su estatus de religión mayoritaria. Una media del 51% se declara actualmente miembro de una de las denominaciones protestantes. Otras encuestas en los setenta y en los ochenta elevaban el número de protestantes hasta el 60-65%.

Hay tres ramas principales en las iglesias protestantes. Las iglesias evangélicas protestantes suman el 26,3% de la población adulta y prácticamente la mitad de todos los protestantes. Las iglesias protestantes tradicionales representan el 18,1% de los adultos y más de un tercio de todos los protestantes. Las iglesias protestantes históricamente negras pueden sumar el 6,9% de la población adulta y son poco menos de un séptimo de todos los protestantes.

La encuesta de Pew citaba la investigación de varios estudiosos que han establecido que son las denominaciones protestantes tradicionales las que han sufrido el mayor declive en las últimas décadas, mientras que los protestantes evangélicos han crecido.

Pérdidas católicas

Otro grupo que ha perdido un gran número de miembros es la Iglesia católica. La encuesta del Pew Institute observaba que, aunque el 31,4% de los norteamericanos han crecido como católicos, entre los adultos sólo el 23,9% se considera todavía católico. De hecho, la encuesta calculaba que aproximadamente el 10% de todos los norteamericanos eran antiguos católicos.

Lo que ha salvado de un mayor descenso del porcentaje de católicos ha sido la gran cantidad de inmigrantes católicos, la mayoría de origen hispano. El documento del Pew Institute ponía en el 46% el número de inmigrantes que son católicos.

La creciente presencia hispana en la Iglesia católica ha sido comentada con frecuencia por los medios. El 19 de febrero el Chicago Tribune informaba de la ordenación de siete diáconos permanentes de origen hispano en la parroquia de San Nicolás de Tolentino, en el South Side de Chicago.

Citando fuentes oficiales, el artículo afirmaba que, de los más de 600 diáconos permanentes de la archidiócesis de Chicago, cerca de 150 eran hispanos.

También está creciendo la presencia vietnamita en la Iglesia católica. Aunque la encuesta del Pew Institute no informaba de esto, un artículo del 15 de abril en el Los Angeles Times iba más allá y los denominaba los «nuevos irlandeses».

Los asiáticos son sólo el 1% de los católicos en Estados Unidos, pero suman el 12% de los seminaristas. En el condado de Orange, en California, que el hogar de la mayor comunidad vietnamita fuera de Vietnam, casi el 28% de los sacerdotes diocesanos son asiáticos, la mayoría vietnamitas.

Sin denominación

Una categoría que ha tenido un notable aumento de número es la de los no afiliados a ninguna religión. Según la encuesta del Pew Institute, el 7,3% de la población adulta dice no estar afiliado a ninguna religión durante su infancia y adolescencia. Como adultos, sin embargo, esto aumenta de forma acusada hasta el 16,1%. Esta tendencia afecta a todas las religiones que pierden miembros en la transición de la infancia a la edad adulta.

Entre los que actualmente no están afiliados a ninguna religión en particular, el 44% creció como protestante y el 27% como católico.

Un artículo del New York Times el 8 de diciembre comentaba esta pérdida de la religión de la infancia. El artículo daba información sobre la investigación del sociólogo Christian Smith, que descubrió que muchos adultos jóvenes están prolongando su adolescencia. Tal comportamiento incluye posponer el matrimonio hasta después de los 30, y depender del apoyo de los padres durante más tiempo.

Smith también encontró que quienes prolongan su adolescencia es más probable que abandonen la fe de sus primero años y no tengan religión. Con frecuencia, una vez que se casan y tienen hijos, vuelven a la religión, pero cuanto más largo es el periodo de esta adolescencia prolongada es menos probable que esto ocurra.

La encuesta del Pew Institute consideraba también qué religiones han tenido mayor aportación de quienes han cambiado de creencias. Los budistas, testigos de Jehová, uniatas y miembros de grupos new age están entre quienes tienen un mayor número de sus miembros que provienen de otros credos.

Por ejemplo, no menos de dos tercios de los testigos de Jehová crecieron en otra fe o no tenían ninguna religión en particular de niños. Esto aumenta hasta las tres cuartas partes en el caso de los budistas.

Estos dos grupos también tienen el índice más bajo de retención de creyentes. Sólo el 37% de los adultos que crecieron como testigos de Jehová todavía se identifican como tales. Sólo la mitad de los que crecieron como budistas practican todavía la misma fe.

Otros grupos, en contraste, tienen una proporción menor de miembros convertidos. Nueve de cada 10 hindúes crecieron como tales, el 89% de los católicos crecieron como católicos, y el 85% de los judíos crecieron en dicha fe.

Discrepancias

Un factor que se encuentra tras la encuesta del Pew Institute es el peligro de hacer generalizaciones, dadas las grandes diferencias que existen una vez que se tienen en cuenta factores como el origen étnico y la edad.

Por ejemplo, el 35% de los latinos y el 37% de los asiáticos declaraban haber cambiado la religión en que crecieron. En contraste, son mayores los índices para negros - el 42% - y para blancos - el 45%.

Los adultos negros son el grupo con menos miembros no afiliados a una confesión religiosa, con sólo el 12% de los encuestados que se consideraban en esta categoría. Los asiáticos tienen el mayor número de no afiliados, con un 23%.

La mayoría de los hispanos - el 58% - se identifican como católicos, pero el 24% son miembros de iglesias protestantes.

La edad es otro factor que muestra grandes diferencias. Entre las personas con 70 años o más, más de la mitad de los que cambiaron de religión lo hicieron dentro de la misma tradición religiosa, por ejemplo, de una denominación protestante a otra. En contraste, entre los menores de 30 años, aproximadamente tres cuartas partes de los que cambiaron de confesión religiosa abandonaron su tradición religiosa por otra o por ninguna.

De hecho, una cuarta parte de los adultos con menos de 30 años no están afiliados a ninguna religión en particular. Cifra que hay que comparar con el 8% de los adultos no afiliados mayores de 70 años.

La edad cuenta

Las iglesias protestantes tradicionales se ven especialmente afectadas por el envejecimiento de sus miembros con el 51% con 50 años o más. La cifra para la Iglesia católica es del 40%. En general, el 41% de los adultos en Estados Unidos están en esta categoría de edad.

El grupo étnico y la edad se prestan, para algunos, a interesantes combinaciones dentro de algunas iglesias. La mayor parte de los católicos - el 85% - con más de 70 años son blancos, mientras que el 45% de los menores de 30 son hispanos.

Otra variable es el sexo, con el 16% de los hombres que se declaran no afiliados a religión alguna, comparados con el 12,8% de las mujeres. De igual forma, el 5,5% de los hombres dicen ser ateos o agnósticos, mientras que para las mujeres esta cifra sólo es del 2,6%.

La encuesta también encontró que el 27% de los casados están en matrimonios mixtos. Si en esto se incluyen las diferentes denominaciones protestantes, el porcentaje de los matrimonios mixtos se eleva al 37%. Entre las grandes religiones, los hindúes - el 90% - y los mormones - el 83% - son quienes tienen el mayor porcentaje de esposas o maridos de la misma religión. Los católicos están muy cerca con un 78%.

La encuesta también consideraba cómo los ingresos, el índice de matrimonios, el número de hijos y la distribución geográfica se relacionan con la religión.

Por el padre John Flynn, L. C., traducción de Justo Amado

2 comentarios:

sor gloria dijo...

hola, me paraecio muy bueno el nombre del blog, realmente me llega mucho, ya que son palabras tan bellas y tan encantadoras para poder viir la vida de Cristo, eso es lo escencial que nuestra humanidad y nuestra Iglesia necesita: crisstificarnos...

Bendiciones, Que María nuestra Madre les proteja

Octavio Hernández dijo...

Hola Hermana,
Gracias por su comentario, es muy alentador recibirlo, gracias también por las bendiciones y espero que sigamos con mucho ánimo haciendo un esfuerzo para que Cristo reine en este mundo¡

Que Dios la bendiga y que María siempre la cubra con su manto